Censorship and deletion practices in Chinese social media, by David Bamman, Brendan O’Connor, and Noah A. Smith. First Monday, Volume 17, Number 3 - 5 March 2012

Abstract: With Twitter and Facebook blocked in China, the stream of information from Chinese domestic social media provides a case study of social media behavior under the influence of active censorship. While much work has looked at efforts to prevent access to information in China (including IP blocking of foreign Web sites or search engine filtering), we present here the first large–scale analysis of political content censorship in social media, i.e., the active deletion of messages published by individuals.

In a statistical analysis of 56 million messages (212,583 of which have been deleted out of 1.3 million checked, more than 16 percent) from the domestic Chinese microblog site Sina Weibo, and 11 million Chinese–language messages from Twitter, we uncover a set a politically sensitive terms whose presence in a message leads to anomalously higher rates of deletion. We also note that the rate of message deletion is not uniform throughout the country, with messages originating in the outlying provinces of Tibet and Qinghai exhibiting much higher deletion rates than those from eastern areas like Beijing.

Sobre el futuro de China

¿Estallará China?, Paul Krugman, El País (24 Diciembre 2011)

Plantéense el siguiente panorama: últimamente, el crecimiento se ha basado en un fuerte auge de la construcción, impulsado por una escalada de los precios inmobiliarios, y muestra todos los signos clásicos de una burbuja. El crédito ha crecido rápidamente, pero gran parte de ese crecimiento no ha venido a través de la banca tradicional, sino más bien a través de una banca en la sombra, no regulada, que no está sometida a la supervisión del Gobierno ni está apoyada por avales oficiales. Ahora, la burbuja se está pinchando, y hay verdaderas razones para temer una crisis financiera y económica.

¿Estoy describiendo Japón a finales de la década de 1980? ¿O estoy describiendo EE UU en 2007? Podría ser. Pero ahora estoy hablando de China …

Ahora es evidente que la burbuja está pinchándose. ¿Cuánto daño hará a la economía china y al mundo?

Algunos analistas dicen que no nos preocupemos, que China tiene líderes fuertes e inteligentes que harán lo que sea necesario para hacer frente a una recesión. La idea implícita, aunque no se suela expresar, es que China puede hacer lo que haga falta, porque no tiene que preocuparse de exquisiteces democráticas.

Sin embargo, a mí me parece que del dicho al hecho hay mucho trecho. Después de todo, recuerdo muy bien haber oído declaraciones similares sobre Japón en la década de los ochenta, cuando los brillantes burócratas del Ministerio de Finanzas, supuestamente, tenían todo bajo control. Y más tarde oímos afirmaciones de que EE UU no repetiría jamás los errores que llevaron a la década perdida de Japón, cuando, en realidad, estamos haciéndolo incluso peor que Japón.

Por si sirve de algo, las declaraciones sobre la política económica de las autoridades chinas no me parecen especialmente lúcidas. En concreto, la forma en que China ha estado agrediendo a los extranjeros -entre otras cosas, imponiendo una tarifa punitiva a las importaciones de automóviles fabricados en EE UU que no va a hacer nada para ayudar a su economía, pero que servirá para envenenar las relaciones comerciales- no es propia de un Gobierno maduro que sabe lo que hace.

Y los casos de los que se tiene conocimiento dan a entender que aunque el Gobierno de China no esté constreñido por el Estado de derecho, sí lo está por la omnipresente corrupción, que significa que lo que sucede de hecho en el plano local puede tener poco que ver con lo que se ordena en Pekín …

China se democratizará, José Ignacio Torreblanca, El País (23 Diciembre 2011)

… Para poder predecir la democratización de China, se necesitan varias cosas (además de algo de osadía). Primero se necesita un marco analítico en el que pueda encajar esa predicción. Sin duda, la teoría de los “cisnes negros” popularizada por Nicholas Taleb nos permite dar un primer paso: como comprobara EE UU el fatídico 11-S, demasiado a menudo confundimos lo altamente improbable con lo imposible. En otras palabras: no descontemos el poder de las cosas que desconocemos.

Lo segundo que se necesita es “conectar los puntos”. Es lo que también falló en EE UU el 11-S cuando nadie fue capaz de unir los puntos que conectaban informaciones fragmentarias. Retrospectivamente, se vio que toda la información estaba encima de la mesa, pero que nadie fue capaz de interpretarla correctamente. Esto significa que nuestros déficits no suelen ser de información, sino cognitivos, y que tenemos suficientes datos, incluso demasiados, pero pocas o inadecuadas herramientas para interpretarlos.

En el caso de China, el número de puntos es tan numeroso que merece la pena comenzar a pensar en cómo se podrían conectar. Hay un punto evidente llamado Ai Weiwei. Cuando un artista crítico de renombre internacional es detenido, incomunicado y humillado durante 49 días sin que se conozcan los cargos, sin derecho a un abogado y es finalmente acusado de un burdo delito fiscal, sabemos que el sistema tiene un problema. No uno, sino bastantes, como atestigua Liu Xiaobo …

Los billetes que han aterrizado en el patio de la casa de Ai Weiwei para ayudarle a pagar su multa son otro de esos puntos, como lo es que un régimen aparentemente tan poderoso se ponga tan nervioso que llegue a suprimir de Google la palabra “jazmín”. Los habitantes de la ciudad de Wukan, que se han levantado tras morir bajo custodia policial en extrañas circunstancias el líder de sus protestas contra las expropiaciones ilegales, son otro punto a conectar. Como lo son las miles de personas que viajan a Pekín acogiéndose a una tradición peticionaria para pedir justicia y son apaleadas y deportadas …

… reverse innovation, este modelo invierte el proceso habitual de creación y comercialización de productos de una empresa, lo que implica desarrollar productos en y para los mercados emergentes y adaptarlos después a las economías más avanzadas. 

"La reverse innovation es el proceso contrario a la glocalización, que parte de una concepción global de un producto para adaptarlo después a un mercado local y que es lo que se ha estado haciendo en Estados Unidos y Europa. Ambas estrategias son necesarias en el seno de las multinacionales porque cada una responde a nichos, situaciones y oportunidades de negocios y mercados diferentes. Es necesario que convivan”

The Art of Not Being Governed: An Anarchist History of Upland Southeast Asia by James C. Scott (Yale University Press).

… is one of the most stimulating books I’ve read in the past six months. Scott writes about a region called “Zomia,” which encompasses “virtually all the lands at altitudes above roughly three hundred meters all the way from the Central Highlands of Vietnam to northeastern India and traversing five Southeast Asian nations (Vietnam, Cambodia, Laos, Thailand, and Burma) and four provinces of China (Yunnan, Guizhou, Guangxi, and parts of Sichuan). It is an expanse of 2.5 million square kilometers containing about one hundred million minority peoples of truly bewildering ethnic and linguistic variety.” 


Scott explores how certain agricultural practices go hand-in-hand with “state-making projects”—and, conversely, how different forms of food cultivation, land management, and foraging offer what Scott calls “escape value.” That is, they allow for “state evasion”: spatial and agricultural techniques for “steering clear of being politically captured” by an empire or nation-state. “Far from being ‘left behind’ by the progress of civilization in the valleys,” Scott writes, “[the people of Zomia] have, over long periods of time, chosen to place themselves out of the reach of the state… There, they practiced what I will call escape agriculture: forms of cultivation designed to thwart state appropriation. Even their social structure could fairly be called escape social structure inasmuch as it was designed to aid dispersal and autonomy and to ward off political subordination.” 

1. Lowering the cost of communication

2. Controlling points of contacts

3. Ensuring reliable connectivity

Use of Multiple Mobile Phone Numbers (part 2)

Solution 1. Carrying two or more SIM cards but only one mobile

Solution 2. Multiple phones – A phone per number

Solution 3. Mobile phone with multiple SIM card slots

Solution 4. Stitching up multiple SIM cards into one

… Juan Freire, que disertó sobre la libertad en la Red o, como él mismo precisó, sobre cómo se ejercen las libertades desde la Red, que deben librar cinco batallas. La primera de ellas es “contra nosotros mismos”, para huir del “tecno-determinismo y la tecno-utopía”, porque “la tecnología no cambia nada”, son los usuarios los que deben usarla, apropiarse de ella, para llevar a cabo cualquier cambio. La segunda batalla debe librarse contra “nuestros gobernantes”, que suelen tener “principios que venden al mejor postor” y que han llevado el debate sobre la legislación en internet a un planteamiento industrial que se está abordando como una cuestión de telecomunicaciones (en Europa), de contenidos(en EEUU) o de hardware (en Asia) según el territorio, porque los gobiernos piensan en la Red únicamente como un producto y como un mercado. Según Freire, internet ha propiciado tanto “cosas buenas” (WikiLeaks) como algunas malas (la posibilidad de que quienes gobiernan puedan monitorizar la actividad de sus ciudadanos).

La tercera batalla tiene dos flancos: por un lado, la propia industria y, por otro, lainhibición de las administraciones públicas. Ambas dan lugar, por ejemplo, a lo que Freire llama “el caso Facebook”, con sus extensísimas condiciones de uso y de privacidad que los usuarios aceptan sin leer y que los gobiernos ni conocen ni se interesan por ellas. Los periódicos cambios en las condiciones de la red social no son, pues, fruto de la intervención de ningún poder público, sino de una “negociación difusa entre los usuarios y la industria”. La cuarta batalla tiene lugar entre loscolectivos marginales en sociedades democráticas, que, obviamente, tienen problemas más acuciantes que las condiciones de uso de Facebook. Por último, la quinta la lucha la ciudadanía en las sociedades no democráticas. El caso paradigmático es China, donde el Gobierno emplea a decenas de miles de personas para controlar on line la actividad de los disidentes. Freire detecta ciertosparalelismos entre el caso Facebook y el chino, y piensa en lo que ocurre en ese país como en “una especie de laboratorio de lo que podría ocurrir en cualquier parte del mundo”.

… We have decided we are no longer willing to continue censoring our results on Google.cn, and so over the next few weeks we will be discussing with the Chinese government the basis on which we could operate an unfiltered search engine within the law, if at all. We recognize that this may well mean having to shut down Google.cn, and potentially our offices in China.

Younghee Jung. Approaches to sustainability
Los mercados informales de baterías y piezas para móviles y otros productos electrónicos permiten que los usuarios extiendan la vida útil de sus objetos. Mientras los proveedores oficiales no parecen demasiado interesados en este negocio, con el impacto que genera al desecharse objetos aún operativos.
Podríamos decir que los mecanismos informales aportan la flexibilidad que le falta al negocio de la electrónica de consumo de masas y, por tanto, hacen más eficiente y sostenible el uso de los propios productos (¿y los propios mercados?).

Younghee Jung. Approaches to sustainability

Los mercados informales de baterías y piezas para móviles y otros productos electrónicos permiten que los usuarios extiendan la vida útil de sus objetos. Mientras los proveedores oficiales no parecen demasiado interesados en este negocio, con el impacto que genera al desecharse objetos aún operativos.

Podríamos decir que los mecanismos informales aportan la flexibilidad que le falta al negocio de la electrónica de consumo de masas y, por tanto, hacen más eficiente y sostenible el uso de los propios productos (¿y los propios mercados?).