Resumen ejecutivo

¿Cómo están respondiendo los primeros ejecutivos (CEO) a la complejidad que supone que las organizaciones, los mercados, la sociedad y los gobiernos estén cada vez más interconectados? ¿Cómo están respondiendo a lo que llamamos economía conectada?

Para averiguarlo, mantuvimos entrevistas personales con más de 1.700 CEO, directores generales y altos directivos del sector público en todo el mundo. Desde hace algunos años, las empresas han estado trabajando en adaptar y optimizar sus redes de proveedores y de socios comerciales. Las cadenas de suministro son más ágiles y sofisticadas. Se han creado grandes eficiencias en el back-office, perfeccionando el modelo al pasar de una situación en la que se conoce el inventario al momento a otra en la que se puede predecir lo que se va a comercializar. Igualmente importante, en el mercado se está dando otra situación: la repentina convergencia de las esferas digital, social y móvil, que conecta a empresas, clientes, empleados y socios comerciales de nuevas formas y entre sí. Esta nueva coyuntura está ejerciendo una gran presión para que el front office de las empresas se adapte y digitalice pero también representa una oportunidad para que las organizaciones innoven y lideren.

Los directivos reconocen que esta nueva era, la era hiperconectada, está cambiando profundamente la forma en la que las personas interactúan. Este cambio es uno de los motivos que ha hecho que la tecnología se sitúe hoy en primera posición en la lista de factores externos que afectan a las organizaciones. Desde que IBM iniciase, en 2004, la serie de estudios con CEO es la primera vez que la tecnología ocupa este lugar en el ránking. Por encima de cualquier otro factor externo – incluso la economía – los CEO creen que la tecnología impulsará la mayoría de los cambios que tendrán lugar en sus organizaciones en los próximos 3 a 5 años.

Principales conclusiones

Los CEO entrevistados dicen contar con una nueva estrategia para la eterna guerra por el talento. Están promoviendo culturas más abiertas y colaborativas que animen a los empleados a conectarse, a aprender uno del otro y a prosperar en un mundo sujeto a continuos y rápidos cambios. La colaboración es hoy el primer rasgo que los CEO valoran en sus empleados; un 75% de ellos lo considera crítico.

El énfasis en una empresa más abierta y colaborativa es aún mayor en aquellas organizaciones que denominamos con mejor rendimiento, y que además disponen de las capacidades de gestión del cambio necesarias para llevarlo a cabo. Aunque los CEO se muestren más favorables a abrir las puertas de sus organizaciones, no significa que las estén invitando al caos. La necesidad de control sigue existiendo, pero evoluciona hacia una nueva forma que se adapte mejor a la complejidad y al ritmo a los que se enfrentan las empresas en la actualidad.

Con el fin de atender y gestionar a los clientes de forma más personalizada, los CEO están fomentando que sus organizaciones adopten un músculo analítico que les ayude a responder con mayor relevancia. Como grupo, los CEO entrevistados manifiestan invertir en información relativa a sus clientes más que en cualquier otra área funcional; muy por encima de las inversiones en operaciones, análisis competitivo, financiero e incluso en gestión del riesgo. Más del 70% de los ejecutivos busca tener un mejor conocimiento individualizado de las necesidades de los clientes y una mayor capacidad de respuesta. Dada esa necesidad de tener una información completa del cliente, las empresas con mejor rendimiento cuentan con una gran ventaja. Son mucho más hábiles a la hora de convertir datos en conocimiento y conocimiento en acción. Aunque reconocen que la forma preferida interacción con el cliente seguirá siendo la presencial, los CEO esperan un aumento significativo en el uso de redes sociales. Más de la mitad cree que los canales sociales se convertirán en el principal medio de interacción con los clientes de aquí a cinco años.

Colaborar de manera más intensa proporciona la ventaja que los CEO necesitan para innovar radicalmente. Ante una presión por innovar que no cede, las empresas están respondiendo a este reto con modelos colaborativos. Más de la mitad de los entrevistados colaboran de manera intensiva para impulsar la innovación. En comparación con aquellas empresas catalogadas como menos exitosas, las que tienen un mejor rendimiento colaboran con el fin de innovar de forma más agresiva, lo cual no está exento de retos. En lugar de

limitarse a crear nuevos productos o a implementar operaciones más eficientes, las empresas con mejor rendimiento tienen mayor propensión a cambiar de sector industrial o incluso a crear sectores o mercados totalmente nuevos.

Principales recomendaciones

- Potenciar al empleado a través de los valores

- Gestionar la relación con el cliente de forma individualizada

- Fomentar la innovación colaborativa

… Según sostienen teóricos neoliberales, el sujeto se comporta como lo haría una empresa y se enfrenta a sus pares de la misma manera: de forma estratégica, calcula los posibles beneficios y pérdidas que se desprenden de la interacción y busca ante todo defender sus intereses. De esta manera, surge lo que denominamos el sujeto-empresa, el empresario de sí mismo, el emprendedor que compite en el mercado por mantener su nicho y hacer viable su existencia. Obviamente este proceso no ha acontecido de espaldas a marcos institucionales y sin el auspicio de políticas de promoción, que han sido determinantes a la hora de crear la figura del emprendedor/a tal y cómo la conocemos hoy en día. En un trabajo anterior he estudiado cómo se ha ido construyendo el discurso en torno al emprendizaje en cultura en el Estado español y qué tipo de dispositivos e instituciones se han creado para propiciar este fenómeno (Rowan, 2010). A lo largo de los últimos años se ha edificado una densa arquitectura institucional compuesta de incubadoras, planes de promoción, oficinas de información, eventos, charlas y talleres, líneas de financiación o espacios de co-trabajo, que complementada con programas de televisión, eventos públicos, películas libros y revistas, han impuesto un modelo empresarial muy específico en el campo cultural: la figura del emprendedor/a cultural. Este proceso ha venido acompañado por importantes cambios en las políticas públicas y los discursos que las sustentan …

la aparición de sujetos-marca, es decir, personas que son empresa hasta sus últimas consecuencias. El sujeto-empresa es aquel que aprende paulatinamente a implementar y a hacer suyas diferentes estrategias de mercado, y a moverse en un entorno poblado por otras empresas, la producción de una marca fuerte que le representa es tan sólo una consecuencia de este proceso. Así, el emprendedor explota todos sus activos, es decir, sus saberes, sus contactos, sus redes, sus intuiciones y sus afectos y se convierte prácticamente en una máquina cuyo objetivo es aumentar la productividad  y competir en el mercado con otras formas empresariales. Debe poner su cuerpo a trabajar y depende de su capacidad para autogestionarse lo que le hace viable o no como modelo empresarial. Como cualquier empresa debe aprender a producir una constelación de signos, elementos visuales, discursos propios y rasgos identitarios que le diferencien de sus competidores y ayuden a su identificación. Es entonces cuando se empieza a producir el sujeto-marca, es decir, se genera un interfaz capaz de mantener de forma sostenida al sujeto-empresa en la esfera pública. La marca es la condensación del valor del sujeto-empresa, es el punto en el que sus activos se exponen al escrutinio de sus posibles clientes y potenciales competidores …

El valor simbólico, que siempre ha sido crucial en el campo de producción cultural -como bien argumentó Bourdieu- , adquiere ahora unos mecanismos optimizados para su construcción y diseminación, y por lo tanto resulta imprescindible analizar el auge del sujeto-marca para entender las recientes transformaciones en el campo cultural. Para ello se puede servir de diferentes herramientas y tecnologías de la comunicación como los blogs, cuentas de Twitter y de  Facebook y otras redes sociales que sirven para construir la identidad digital de la marca, y al mismo tiempo sirven para promocionarse dentro de los espacios de validación social de la cultura: inauguraciones, saraos, presentaciones, conferencias, etc. De esta manera su cuerpo deviene la barrera última que distancia a la empresa de sus clientes, el cuerpo es el propio interface de la marca. Es por esta razón por la que en ocasiones se hace muy complicado separar lo público de lo privado, lo íntimo de lo social, la realidad de lo que se busca proyectar. La necesidad de regular lo que la marca comunica implica un proceso de regulación, es decir, es necesario hacer un trabajo constante de evaluación en torno a qué emociones se exteriorizan y cuáles no, qué ideas se pueden formular en público y cuáles no, qué comportamientos son deseables y cuáles no. En este sentido la marca puede terminar siendo un marco de contención y un límite al desarrollo de la subjetividad, el autocontrol se transforma en paranoia. Un tweet demasiado mordaz, un comentario desafortunado, una emoción mal calculada pueden hacer que la marca se resienta …

Emerging Practice in a Digital Age explores how colleges and universities are embracing innovation and using emerging technologies to enhance learning in a climate of economic pressure, changing social circumstances and rapid technological change. 

Aimed at those in further and higher education who design and support learning, the guide draws on recent JISC reports and case studies to investigate how the emergence of new and more powerful technologies together with an increase in personal ownership of these technologies are changing the way we connect, communicate and collaborate, and how these changes can benefit learning. The focus of this guide is on emerging practice rather than emerging technology.

The case studies describe a series of exploratory journeys through the themes of:

  • Working in partnership with students 
  • Developing students’ employability potential
  • Preparing for the future

Emerging Practice in a Digital Age is a companion guide to Effective Practice in a Digital Age (JISC 2009) and Innovative Practice with e-Learning (JISC 2005).

Available in PDF y text-only Word format  

Index:

Working in partnership with students
1) Supporting student transition through reflective video sharing. University of Ulster
2) Engaging students as agents of change. University of Exeter
3) Students as partners in blending learning. University of Wolverhampton

Developing students’ employability potential
1) Developing professional practice using simulations. Peninsula College of Medicine and Dentistry, Universities of Exeter and Plymouth
2) Moving into virtual worlds. University of Derby and Aston University
3) Springboard TV: enhancing employability. College of West Anglia
4) Assessment and Learning in Practice Settings (ALPS). Universities of Leeds, Bradford and Huddersfield and Leeds Metropolitan and York St John Universities

Preparing for the future
1) Linking learning to location. University Campus Suffolk
2) Mobile Oxford: opening access to information. University of Oxford
3) Creating the culture: a holistic approach to technology-enhanced learning. Gloucestershire College

Hackerspaces are the digital-age equivalent of English Enlightenment coffee houses. They are places open to all, indifferent to social status, and where ideas and knowledge hold primary value. In 17th-century England, the social equality and merit-ocracy of coffee houses was so deeply troubling to those in power that King Charles II tried to suppress them for being “places where the disaffected met, and spread scandalous reports concerning the conduct of His Majesty and his Ministers”. It was in the coffee houses that information previously held in secret and by elites was shared with an emerging middle class. They were held responsible for many of the social reforms of the 18th century, when English public life was transformed …

Francisco, B., Hanna, D., & David, I. (2010). Educational Research and Innovation The Nature of Learning: Using Research to Inspire Practice. OECD.

Future Work Skills 2020 [pdf]. 2011. Institute for the Future for the University of Phoenix Research Institute. www.iftf.org

 Jones, B., & Goff, M. (2011). Learning to live with data deluge and what that means for educators. Teoría de la Educación: Educación y Cultura en la Sociedad de la Información, 12(1), 9–27.

Mills, K. A. (2010). A Review of the “Digital Turn” in the New Literacy StudiesReview of Educational Research80(2), 246.

Heimeriks, G., van den Besselaar, P., & Frenken, K. (2008). Digital disciplinary differences: An analysis of computer-mediated science and ‘Mode 2′ knowledge productionResearch Policy37(9), 1602-1615. doi:16/j.respol.2008.05.012

Hofer, A. R., & Potter, J. (2010). Universities, Innovation and Entrepreneurship: Criteria and Examples of Good Practice [pdf]. OECD Local Economic and Employment Development (LEED) Working Papers.

Werquin, P. (2010). Recognition of non-formal and informal learning: country practices [pdf].Organisation de coopération et de développement économiques OCDE. Paris. [ppt]

Within the series of three papers: ‘The arts economy’, ‘Place infrastructure and digital’ and ‘Towards an arts and creative economy’, Tom Fleming and Andrew Erskine illustrate synergies between the arts and the creative economy and discuss suggestions for the Arts Council’s approach…

Supporting growth in the arts economy [PDF 1.3 MB]

Author: Dr Tom Fleming and Andrew Erskine of Tom Flemming Creative Consultancy. ISBN:978-0-7287-1503-5, 112 pages

[Por Delia Rodríguez; en El País, 22/05/2011]

… Los expertos en cultura digital creen que ese salto en apariencia pequeño de lo virtual a lo físico es histórico. “Recordaremos este momento como aquel en el que nos dimos cuenta de que somos digitales, de que todo se trata de un mismo mundo, un mismo espacio. De que Internet es una parte esencial de nosotros”, opina … Juan Freire. El ciberactivismo se convierte en activismo a secas.

A cambio, la novedad es difícil de entender. Lo natural en la Red (movimientos formados por grupos variopintos, distribuidos, escurridizos, descabezados y unidos entre sí por lazos cambiantes) resulta extraño fuera, en forma de asambleas que en la práctica han acabado funcionando de forma autónoma. “Han llevado a las plazas lo que es habitual online”, dice Freire. “Internet ha sido clave como un instrumento que ha facilitado la coordinación y la producción de contenidos, pero también ha sido clave en la cultura de la gente y en su forma de organizarse”.

El momento también ha sido decisivo. Democracia Real Ya ha reconocido su inspiración en las revueltas árabes, que demostraron que utilizar Internet para el cambio político era posible. “Aunque el gran entrenamiento fue la ley Sinde, la gente vio la primavera árabe y descubrió que ya no sería la primera vez. Tienes a la mitad de la gente en Internet, a todos los usuarios en las redes sociales, a los jóvenes con problemas comunes, tienes todas las herramientas y la experiencia usándolas… y la llama prende”. Podía haber sucedido de otro modo. “Las redes se basan en modelos que no son predecibles, y eso quiere decir que a veces es difícil saber la causa de las cosas, existe un componente de azar muy importante”, justifica Freire …

… Un reconocido músico se ha lanzado con todo a defender la ley Sinde, bajo el argumento de que las descargas son el cáncer de la industria. Por el contrario, Gómez Jurado respondió con un texto en el que insta a las industrias a reinventarse bajo este nuevo ecosistema digital. Provocativo y pendenciero, el cantante reviró desafiando a Gómez Jurado a que liberara sin costo su novela. “Si tienes huevos”, le retó el intérprete.

Y Gómez Jurado lo hizo. El fin de semana anunció en Twitter que su novela Espía de Dios —bestseller en 42 países— podría ser descargada sin ningún compromiso. Lo único que el autor pidió a cambio es que la gente donara un euro (o más) a Save the Children. “Dios mío, cuánto proxeneta, narcotraficante y ladrón del todo gratis que anda hoy donando a Save The Children”, respondió Gómez Jurado al ver el tremendo éxito de su iniciativa…

Ronaldo Lemos, Oona Castro et al.(2008). Tecnobrega: o Pará Reinventando o Negócio da Música. Aeroplano Editora [versión pdf completa]

Texto de Hermano Vianna para la contraportada:

Que a indústria fonográfica mundial está em crise, disso ninguém duvida. Todo mundo anda procurando o “novo modelo de negócios”. Escondido em Belém do Pará, o tecnobrega testa uma original economia cria há aos, na marra. As músicas saem direto de estúdios da periferia e são distribuídas nos camelôs da cidade, animando gigantescas festas de aparelhagem, sem mais depender da grande mídia ou gravadoras. Um mundo paralelo cujo funcionamento é finalmente revelado neste livro: estudo pioneiro sobre as novas indústrias culturais que comandam a vida musical mais popular no Brasil de hoje. Quem quiser pensar o futuro da música não pode ignorar as lições tecnobregas da Amazônia digital.

… The real work of architecture that adapts and reflects this new mediated world is yet to come. A discussion about “social media and architecture” is still more likely to consider how architects can use Facebook—or Architizer—to market their work, rather than how social media changes our experience of it. And a conversation about “technology and architecture” is probably about parametric modeling, not about how the two spaces we inhabit—one physical, one virtual—might be pulled together. A world where we are all “alone together,” in Turkle’s formulation, is a haunting image of the future. But there remains the possibility of a new richness arriving along with our divided attention, an additional layer in our experience of the built world.
“Public spaces are always going to be sites of negotiation. They are not places, like your laptop screen, where you can do whatever you want,” David Benjamin, of The Living, told me. But what if our screens engaged in that conversation? If our building facades didn’t just communicate information to us (à la the Jumbotron), but we communicated back, communally? After all, what makes cities vital are their color and diversity, the wild mix of scales, even the noise and confusion. This has been the defining sensation of modernity, from the Parisian boulevard to the contemporary aerotropolis. Social media has the potential to amplify this quality, making people feel disoriented and overwhelmed—but also focused and inspired. Great cities have always done both, and architecture’s role has always been to help make sense of it all. It took Mies to show how the lowly industrial I-beam could be transmuted into something as grand and symbolically profound as the columns of a Greek temple. What architect will turn the networked screen into a chapel?

Media Curation is the emerging trend toward integrating and pondering media content using a mix of machine and human resources. The practice includes Aggregation (gathering) and Curation (sorting, categorizing, art directing, and presenting) such that material from multiple sources creates a unique editorial experience for readers/visitors…

The Internet is causing mass homogenization of human identity, making us all look the same.

We use the same tools and social networks, fitting into the same templates, designed by companies to maximize page views and profits …

But even if we start to crave more depth, we cannot run away to a more primitive time.

The momentum of technological growth is too strong for us to prevent it from defining our future. Like it or not, our future world will largely be digital.

Instead of fleeing to the forest, we must find the humanity in the machine and learn to love it. If we decide the humanity does not yet exist there in the ways we expect, then we must create it.

La diferencia está en que antes se creaba desde el conocimiento, y ahora desde la información. Se terminó el paradigma de la erudición, ahora creamos a partir de los flujos de información que capturamos, esto va a un laboratorio personal y ficcional, y esto vuelve al mundo absolutamente transformado.
Agustín Fernández-Mallo, La estética de la cultura basura